Jakoba Mulder 1900-1988

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Jakoba Helena -Ko- Mulder fue una arquitecta y urbanista holandesa que trabajó en la Administración Municipal de la ciudad de Amsterdam por más de 40 años. Sus políticas aplicadas a los vacíos urbanos así como su contribución a la planificación de esta ciudad, la convierten en una de las urbanistas fundamentales del período de posguerra.

En 1918 Jakoba Mulder ingresó a la Universidad Tecnológica de Delft –Technische Hogeschool Delf – y se graduó en 1926 siendo una de las primeras mujeres egresadas de esta Universidad y la primera en el área del diseño urbano. Ese mismo año comienza a trabajar como urbanista en la Municipalidad de Delf, concretamente en el plan de expansión de esta ciudad.

En 1929 se postuló a un llamado del recién inaugurado Departamento de Desarrollo Urbano –Stadsontwikkeling- perteneciente al Ministerio de Obras Públicas de Amsterdam. Mulder obtuvo el cargo, siendo una de las primeras urbanistas mujeres contratadas por la Administración. Para el año 1930 se había convertido en la segunda jefa encargada del Departamento. Este servicio se fundó en 1928 con el cometido de impulsar las áreas de expansión al oeste y al sur de Amsterdam. En 1929 asume su dirección Cornelis van Eesteren y juntos trabajarán en este Departamento por 30 años.

Su primer gran proyecto fue el desarrollo del Bosque de Amsterdam –Boschplan– orientado más hacia el modelo de jardín inglés, que al funcionalismo alemán. El resultado fue una zona verde de 80 há. con espacios para el ocio, deportes y equipamientos públicos. Abierto en 1937 resultó ser el parque más grande de los Países Bajos, con 200.000 árboles plantados, varios lagos artificiales y 116 puentes construidos en los canales. Las piscinas públicas de poca profundidad ideadas y diseñadas por Mulder para el Bosque fueron replicadas en emplazamientos urbanos en los años 50, en plazas como Bellamyplein y Gibraltarstaat. Durante la guerra, el Amsterdamse Bos -nombre acuñado en 1942- sufre un gran deterioro a causa de las instalaciones bélicas, la tala de árboles y los campos de cultivo utilizado para la subsistencia. Finalizada la guerra continuaron las obras de mejora y ampliación y el plan original del parque se completó en 1964.

Jakoba Mulder diseñó además otros parques de Amsterdam, como el Spaarnwoude o el Beatrixpark en 1936 cuya innovación estuvo en que la superficie estaba enteramente cubierta de arena.

Mucho menos conocidas son sus aportaciones al Plan General de Extensión -AUP, Het Algemeen Uitbreidingsplan– previsto en 1934, al oeste de Amsterdam, o sus advertencias sobre la densidad del barrio Bijlmermeer del que temía se convirtiera en una ciudad satélite dormitorio alienada con bloques de pisos y por los que abogó una reducción considerable de las alturas.

A partir de 1947 comienza el desarrollo de los parques infantiles, una idea que según la propia Mulder le surge a raíz de ver a una niña de su vecindario cavando con una pala y jugando con la arena que extraía -Liane Lefaivre, 2007- Eran tiempos donde el panorama urbano dejado por la guerra era desolador y los pocos parques de juegos para niñas y niños eran de acceso restringido. Mulder promulga una ley mediante la cual cualquier ciudadano podía identificar un vacío en la ciudad y comunicárselo al Municipio para solicitar construir en él una zona de juegos. Estos vacíos podían ser solares entre medianeras, terrenos desescombrados o aceras. Con esta información, la Municipalidad supervisaba el solar y ponía en marcha la construcción de dicho espacio lúdico, configurando así una herramienta y un modelo de participación bottom-up.

Aldo van Eyck, que trabajaba en el Departamento desde 1947 se ofreció de voluntario para el diseño de los parques infantiles. De manera brillante conjugó austeridad económica con creatividad; una serie de elementos simples -columpios, areneros, piezas geométricas de hormigón, etc.- conformaban espacios de juegos adecuados a distintas superficies, con una gran variedad de formas, texturas y posibilidades a la imaginación de niñas y niños. Estas intervenciones urbanas y sociales localizadas, evitaron las centralidades y favorecieron las relaciones de equidad. Entre 1947 y 1978 se diseñaron más de 700 parques infantiles. Luego del primero en el barrio de Bertelmanplein, la estrategia pasa a formar parte de los planes de desarrollo urbano previstos para Amsterdam oeste.

En 1958 Van Eesteren deja la jefatura del Departamento para dedicarse al plan urbano de Lelystad -no realizado- y Mulder le sucede trabajando hasta el año 1972. .

A diferencia de Aldo van Eyck o de Cornelis van Eesteren, Jakoba Helena Mulder no ha sido reconocida por la historiografía. De hecho su archivo -si lo tuvo- no figura en los registros municipales de la ciudad a la que dedicó su vida. Su carrera estuvo basada en la gestión de políticas públicas, que sumada a sus aptitudes técnicas, hicieron posible sus innovadoras ideas para un urbanismo desde lo cotidiano.

Referencias

Hall, G. (2007). Ground-up city: play as a design tool. 010 Publishers.

A la altura de niños y niñas

Anuncios
Etiquetado , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: