Florence Knoll Bassett 1917

Florence Knoll

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Florence Knoll Bassett –Florence Schust antes de sus dos matrimonios– nació en Saginaw, Michigan. Considerada una pionera del diseño moderno norteamericano, fue líder de la empresa de equipamientos Knoll. Su historia de vida es tan intensa como su producción: huérfana, se incorporó a la familia de Eliel Saarinen como una hija más, fue amiga íntima de su hijo Eero, y compartió trabajo y amistad con personajes fundamentales de la historia de la arquitectura como Marcel Breuer, Harry Bertoia y Mies Van der Rohe.

Schu (así la llaman en su círculo íntimo) quedó huérfana a los 12 años. Su padre, el ingeniero Frederick Schust, murió cuando ella tenía 5 años, y siete años más tarde muere su madre Mina, dejándole la custodia legal a Emile Tessin, una amiga de la familia, quien decidió enviarla pupila a una escuela de niñas.

La joven Schu ya demostraba interés por la arquitectura y quiso ir al Kingswood School que era parte del Cranbrook Educational Community, en Bloomfield Hills, Michigan. Este centro de estudios históricamente reconocido por la enseñanza de la arquitectura estaba liderado por Eliel Saarinen, quien reconoció rápidamente la sensibilidad de Schu para el diseño.

El destino también la acercó a la familia de Saarinen ya que desde joven entabló una gran amistad con Eero, uno de los hijos de la familia. Al poco tiempo casi la adoptaron, pasaba mucho tiempo con ellos incluso las vacaciones en Finladia donde tomó contacto con el diseño escandinavo. La influencia de los Saarinen fue fundamental en su trayectoria como arquitecta y diseñadora.

Los estudios de Schu, continuaron en la Cranbook Academy of Art. Por recomendación de Eliel Saarinen y Alvar Aalto continuó sus estudios con algunos de los más grandes arquitectos del siglo XX como a Walter Gropius y Marcel Breuer en Cambridge, Massachusetts. Terminó sus estudios en la ITT de Chicago bajo la tutela de otro gran maestro, Ludwig Mies Van der Rohe.

En 1943, ya viviendo en Nueva York y trabajando en el estudio Harrison Abramovitz Architecs, conoce a Hans Knoll (1914-1955), dueño de la firma Hans G. Knoll Furniture Company, quien ya había empezado a fabricar una serie de muebles modernos diseñados por Jens Risom. Knoll la contrata como interiorista, y con ella la línea de productos de la compañía dio un giro, pasando del estilo escandinavo al estilo internacional.

En 1946, Hans y Florence se casaron, pero lejos de perder su lugar en la empresa su nueva situación la afinanzó. Al poco tiempo conformaron una nueva sociedad y fundaron Knoll Associates. Florence creó la Unidad de Planificación de Diseño Knoll, un grupo de diseño dentro de la empresa que impondría los estándares para la práctica del planeamiento de los interiores corporativos modernos en la Norteamérica de la posguerra. Basándose en su experiencia en la arquitectura moderna, introdujo las nociones de eficiencia, planificación del espacio y diseño integral a los espacios de oficina.

Ella creó showrooms regionales en Nueva York, San Francisco, Chicago y Milan. Además comenzaron a fabricar muebles escultóricos modernos diseñados por esas figuras prominentes del diseño moderno que eran sus colegas y amigos: Eero Saarinen, Isamu Noguchi y Harry Bertoia, lo que le trajo un gran prestigio a la compañía. En 1948, adquirieron los derechos de producción de los muebles diseñados por Mies van der Rohe. Para los años 50, Florence ya era la precursora de la nueva imagen de Knoll y abarcaba todos los aspectos de su proyección corporativa. Dentro de los trabajos que realizaron estuvieron los interiores de algunas de las corporaciones más grandes de su país como IBM, GM y CBS.

Con frecuencia realizaba sus propios diseños para el catálogo de Knoll. Ella humildemente se refería a ellos como “el relleno” entre las piezas de Bertoia, Mies y Saarinen. Sin embargo, su atención en los detalles, su “ojo” atinado por la proporción, y el dominio de la estética moderna, hicieron que sus diseños fueran tan venerados como los de sus colegas. Knoll, bajo la dirección de Florence, pagaba royalties a los diseñadores por sus productos, una práctica poco común en la industria del mueble en ese tiempo.

En 1955, Hans Knoll murió en un trágico accidente de auto mientras estaba en un viaje de negocios. La gente pensó que la compañía cerraría, pero ella se convirtió en su presidente y Knoll siguió adelante. En 1958 se casó con un banquero y ganadero de Florida, Harry Hood Bassett.

En 1959 vendió las empresas Knoll – Knoll Associates, Knoll Textiles y Knoll Internacional a Art Metal Company, pero siguió involucrada con las empresas como presidente por unos años más. Mas tarde renunció a las presidencias, pero siguió a cargo del diseño de los emprendimientos Knoll. En 1961 fue la primera mujer en ganar la Medalla de Oro por Diseño Industrial entregado por el Instituto Americano de Arquitectura (AIA).

Florence Knoll se retiró en 1965, pero siguió diseñando para algunos clientes elegidos desde su estudio en Miami. En 1991, a los 74 años, su marido Harry Hood Bassett murió de cáncer. En 2000 donó los archivos de toda su carrera –conocidos como The Papers– perfectamente documentados y divididos en 6 secciones a los Archivos de Arte Americano, que luego fueron digitalizados en el 2007 y abiertos al público para consultas.

En 2003 fue reconocida con la Medalla Nacional de las Artes, y en 2004 salió de su retiro para armar una exposición de su propio trabajo para el Museo de Arte de Philadelphia. Hoy, a sus a los 98 años, Florence Knoll Bassett es reverenciada por generaciones de arquitectos y diseñadores, estudiantes y coleccionistas de muebles modernos.

La empresa Knoll sigue siendo líder en la industria del mueble y de los textiles, y todavía se siguen produciendo y vendiendo sus diseños en todo el mundo.

Referencias:

Diseño del siglo XX, Charlotte y Peter Fiell, Taschen.

Knoll Designer Bios, Florence Knoll

 

Colaboró: Claudia Faena, arq.

Anuncios
Etiquetado , , , , , ,

2 pensamientos en “Florence Knoll Bassett 1917

  1. SUSANA dice:

    Muy interesante,… Mil gracias por la iniciativa de compartir ésta informacion.Al tomar conocimiento de éstas historias,se me afianza más la sensación de que la valoracion de la tarea de la mujer como Arquitecta diseñadora, siempre surge del universo de relaciones familiar-social al que uno pertenece: era antes según estas historias, y sigue siendo hoy.Para la mujer la tarea es doble: conseguir la oportunidad y luego lograr ser visible .

    Me gusta

  2. […] y fotografías sobre su trabajo, entre estas mujeres se encontraban: Ray Eames, Eileen Gray, Florence Knoll, Lilly Reich, Hilde Weström y Emilie Winkelmann. El catálogo de esta muestra incluye artículos […]

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: