Elisabeth Böhm 1921-2012

die-boehms-122_v-ARDFotogalerie

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En la vida de Elisabeth Böhm (Elisabeth Haggermüller de nacimiento) siempre coexistieron la profesión con la familia. Arquitecta, egresada de la Technical University de Munich, en 1948 se casó con Gottfried Böhm, un compañero de estudios  quien se convertiría en un célebre arquitecto alemán y Premio Pritzker 1986. Desde 1950 a 1959, Elisabeth pasó la mayor parte de tiempo gestando y criando a los cuatro hijos de la pareja aunque siempre estuvo ligada a la vida profesional de su marido. A partir de 1959 retomó su trabajo, comenzó a desarrollar sus propios proyectos y el estudio pasó a llamarse Estudio Böhm. Tres de su hijos se dedicaron a la profesión, el cuarto es artista, y tanto para ellos como para su esposo, Elisabeth fue el eje de sus vidas.

Elisabeth Haggenmüller nació Mindelheim, Alemania. El nombre de su madre era Magdalena y el de su padre Georg Haggenmüller, de profesión orfebre. Desde pequeña quiso ser arquitecta: dicen que repetía la frase “si yo fuera un niño…”. Cuando terminó la escuela secundaria en 1942 en Munich comenzó a estudiar la carrera pero la abandonó en 1944 ya que encontraba dificultades para continuarla siendo mujer. A pesar de esto, realizó una pasantía en una oficina de arquitectura en Innsbruck, y más tarde continuó sus estudios y se recibió con honores después de la guerra en 1946 con una tesis sobre viviendas para artistas y artesanos.

A partir de 1948 Elisabeth se dedicó a criar a sus hijos pasando solamente pequeños períodos en la oficina de arquitectura. Mientras tanto Gottfried estaba a cargo del estudio de su padre, Dominikus Böhm, otro reconocido arquitecto quien muere 1955 y hereda el estudio a su hijo. Paralelamente Elisabeth decide retomar su carrera y vuelve a la oficina, que cambia de nombre por “Estudio Böhm”. A la par del crecimiento profesional de su marido (considerado el arquitecto de iglesias más importante tras la II Guerra Mundial), Elisabeth desarrolló sus propios proyectos para casas y urbanizaciones. Realizó varios trabajos de diseño de interiores, entre ellos la puesta al día del Castillo de Godesburg (1959) cerca de Bonn, el Centro Cívico Bergisch Gladbach-Bernsberg (1962-67), y las ampliaciones del Castillo Kauzenberg en las que contrastó lo antiguo y lo moderno cerca de Bad Kreuznach (1970). También tuvo a cargo del foyer circular que conectó la antigua construcción a la expansión del Teatro de Stuttgart en 1984. La historia no define del todo su participación en la enorme producción arquitectónica de su marido pero es claro que juntos desarrollaron una forma de ver la arquitectura en ese compartir cotidiano de su estudio en Colonia. Elisabeth Böhm tenía su propia impronta y su interés pasaba por el diseño de interiores, las villas y casas y las remodelaciones.

Gottfried Böhm fue reconocido por la construcción de iglesias católicas y considerado un pionero en la ruptura de la arquitectura eclesiástica en relación con el historicismo,  construyó con los nuevos materiales como el hormigón y grandes estructuras de vidrio y manejaba una gran habilidad para compatibilizar diferentes épocas con un lenguaje contemporáneo y apropiado para cada lugar. El Centro Cívico Bergisch Gladbach-Bernsberg (1962-67), en el que la arquitecta intervino es un ejemplo de esta forma de pensar la arquitectura.

En la década del 80, Elisabeth Böhm diseñó casas y villas en Italia, y en 1991 se ocupó del reciclaje de la Embajada de Bulgaria en Estrasburgo y la del Vaticano (proyecto que no fue construído).

También dentro del Estudio Böhm trabajó activamente en el proyecto de WDR Arkaden de la orquesta sinfónica de Colonia que tiene un claro carácter deconstructivo, más propio de su estilo que del de su marido. La construcción del edificio comenzó en 1994, y para esta obra Böhm concibió una fachada ricamente articulada con mucho movimiento y varios pisos de cristal en altura. Dentro del edificio, de 70 metros de largo y 17 metros de ancho, hay un atrio con una cúpula cilíndrica de vidrio. Se inauguró el 22 de octubre de 1996.

La historia de Elisabeth Böhm y de su familia fue retratada en un documental realizado por el joven director suizo Maurizius Staerkle-Drux que consiguió el premio a la mejor película documental por el Instituto Goethe en 2014. “Amor de concreto, la familia Böhm: radiografía de una relación familiar”, es una historia que entrelaza múltiples historias de esa familia de arquitectos. Trayectorias personales que se encuentran y se desencuentran tejiendo una tela de araña invisible y con la necesidad de indagar para alejarse de los ejemplos familiares dentro de una genealogía de abuelo, padres e hijos arquitectos y reconocidos. La película también da cuenta de la importancia de Elisabeth como centro emotivo y musa de la familia, y relata la desolación de Gottfried de 92 años y de sus hijos, Stephen, Peter y Paul, luego de su muerte en Colonia en 2012.

Anuncios
Etiquetado , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: