Cazú Zegers 1958

Cazú Zegers

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La arquitecta chilena Cazú Zegers se dedica al libre ejercicio de la profesión, trabajando en todas las escalas desde proyectos de arquitectura (entre los que se destacan más de 33 casas unifamiliares) pasando por el diseño de lámparas y mobiliario, la planificación urbana, la gestión cultural y territorial. Su obra se destaca por la búsqueda de nuevas formas arquitectónicas generadas a partir de la relación poesía-arquitectura. Es la autora del premiado Hotel Tierra Patagonia.

María del Carmen Zegers García estudió arquitectura en la Universidad Católica de Valparaíso (1984), la renombrada escuela que refundaron Godofredo Iommi y Alberto Cruz, donde se construyó un modo de abordar el territorio americano a partir de la poesía. El poema Amereida, las travesías y el método de la observación forman parte del bagaje con que Zegers se acerca al diseño. En los años ochenta, montada arriba de una moto, ella recorrió extensos kilómetros de la Patagonia chilena, experiencia que la marca profundamente. Los viajes le proveen una amplia mirada sobre la diversidad de paisajes y arquitecturas. Desde 1977 emprende una serie de viajes de conocimiento y estudio, en los que ha recorrido Ecuador, Perú, Panamá, Guatemala, Tierra del Fuego, el altiplano andino, las islas del Pacífico y el Caribe, México, Estados Unidos, Europa, India, Nepal y recientemente China.

Entre 1987 y 1988, trabajó y estudió en New York en The Parsons School of Design (1987 -1988). Regresa a Chile y abre su estudio en 1990. En 1993 obtiene el Gran Premio Latinoamericano de Arquitectura en la Bienal de Buenos Aires por la casa Cala.

En 1996 el arquitecto Rafael Larraín (su marido en ese momento) y dos socios compran un campo de 1.000 hectáreas para iniciar un desarrollo inmobiliario diferente en Villarica destinado a artistas y diseñadores: Kawelluco. Aquí Zegers diseña varias de las viviendas más conocidas donde trabaja la madera desde técnicas ancestrales y recicla arquitectura vernácula. La Casa Taller Cubo fue un encargo del pintor Alfredo Echazarreta que buscaba un lugar para pasar el verano con su familia, un lugar en el mundo donde descansar y trabajar en sus pinturas de gran formato. Allí Zegers construye además la Casa Cubo, la Casa del Silencio, la Casa Cáscara, Casa Té A1 y la Casa Granero. Su plataforma de trabajo es el Grupo AIRA (Arte, Imaginación, Rigor, Amor) donde desarrolla un modo de construcción transversal para abrir diálogo entre los oficios a través de los participantes del taller.

Después de un largo matrimonio, se separa de su marido que colaboraba en la construcción de sus obras: “volver a ser mujer autónoma, me ha permitido comprender muchas cosas de la profesión, de la sociedad, de los roles, de los lugares comunes…”

En 2011 surge la oportunidad de proyectar frente a las Torres del Paine, el Hotel Tierra Patagonia (Hotel del Viento), donde la arquitecta, dueña de una sensibilidad extrema por el paisaje y los materiales del lugar, desarrolla un lenguaje contemporáneo para la madera curvada en una obra de gran magnitud. El edificio decanta la búsqueda de nuevas formas generadas a través de la relación entre poesía y arquitectura en el territorio americano que Zegers explora desde los inicios de su carrera. Su obra está compilada en dos libros: Carpinterías y Prototipos en el territorio.

Este vínculo con el territorio también es profundizado desde otras áreas. La geopoesía ha sido un campo de investigación constante, lo que la lleva a formar el Centro de Estudios Geopoéticos (que dirige hasta hoy) en cual desarrolla proyectos de investigación y de curaduría en varios campos artísticos.

Las reflexiones que Zegers realiza han sido volcadas en numerosas conferencias y artículos, como así también en la docencia universitaria en la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Talca, en la Pontificia Universidad Católica y en la Universidad del Desarrollo donde sus alumnos obtuvieron menciones honrosas el año 2012 y luego, primero y segundo lugar el año 2013.

Para Zegers las arquitectas tienen una mirada diferente a la de los arquitectos:

Me parece que, en general, el pensamiento masculino es más bien vectorial. Va de una idea a otra, abstrayendo en forma lineal. Las mujeres, en cambio, somos ondulantes. Siempre estamos como en una nube de conceptos y es en esa línea que me interesa el tema de la arquitectura dinámica. No me llama la atención la arquitectura estática, gravitacional. Me atrae la velocidad, la levedad.

Para ver más información: 

Página del estudio 

Ojeda, Gueni, Casa Cáscara, en Naturaleza+Proyecto, 30-60 cuaderno latinoamericano de arquitectura, n°11, 2006

Ojeda Gueni, Casa Cubo, en Casas 2, 30-60 cuaderno latinoamericano de arquitectura, n°13, 2007

Anuncios
Etiquetado ,

Un pensamiento en “Cazú Zegers 1958

  1. María Poppins dice:

    Excelente la biografía y el material que complementa a la información. Gracias!!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: