Ana Elvira Vélez 1966

DSG5161

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Es una activa arquitecta colombiana formada en la Architectural Association School of Architecture, con una extensa experiencia en vivienda colectiva tanto en hábitats urbanos como rurales. Destaca su propuesta para el Jardín Botánico en Medellín. Fue profesora en la Universidad Pontificia Bolivariana, conferencista y jurado en numerosas universidades y encuentros de arquitectura.

Ana Elvira Vélez era, de joven, una apasionada por la pintura. Se interesaba en dibujar la ciudad, las calles, ventanas y todo detalle que le resultaba atractivo. Eligió arquitectura entre medicina e ingeniería de sistemas y comenzó a cursar en la UPB, pero a causa de la vida familiar se mudó a Londres donde recomenzó y terminó su diplomatura en la AA en 1992. En paralelo durante 1991 y 1992 trabajó en el taller del arquitecto Wiel Arets en Maastricht, Holanda. Tras comprender que Europa estaba ya construida y que en Colombia estaba todo por hacerse, regresa a su país y abre oficina en Medellín, donde continúa trabajando hoy en día.

Los años en Europa la formaron en universo horizontal, donde prácticamente no existían las diferencias de género, que sí percibió al regresar a su país. Buscando superarlas comenzó a trabajar para su padre, un ingeniero civil dueño de una pequeña empresa constructora dedicada a la vivienda social.

En 1994 diseña para él las viviendas colectivas Atlántida I y más tarde Atlántida II. Tal vez sean estos conjuntos la piedra basal de su larga experiencia en vivienda. Ella misma define esos proyectos como parte de un momento increíble en que sola, pensando, estudiando y haciendo collages como los hacía en la AA, desarrolló su interés por la vivienda colectiva.

La arquitecta acuña en su experiencia el concepto de la CAJA BÁSICA:

…Esta busca entender las necesidades básicas de una familia y resolverlas de una forma urgente… …¿Qué es una caja?, una caja es un recipiente que sirve para guardar algo: un balón de fútbol, ropa, cualquier cosa. Un estuche en cambio es un recipiente que se amolda al elemento guardado[1]. Aquí no puedo guardar un balón de fútbol a menos que sea más pequeño que el estuche. Entonces creo que la vivienda es un poco una mezcla de los dos, porque como caja debe ser capaz de absorber cualquier intención en el interior, pero como estuche se debe amoldar a la situación donde está, y que es la situación…

  • La geografía: yo vengo de una ciudad con una montaña muy fuerte donde la geografía incide muchísimo sobre las formas de habitar.
  • El hábitat popular: en mi ciudad es muy importante tener un balcón, tener escaleras, tener terrazas… ¿Por qué?, porque nos encanta estar afuera, nos encanta esa relación del interior y el exterior, entonces esa fachada se vuelve frágil, se rompe…
  • El espacio colectivo: Finalmente en la vivienda, en lo que sucede de la puerta para adentro el arquitecto no tiene incidencia, porque el usuario hace con él lo que quiere, pero el espacio colectivo se vuelve la herramienta más importante para la cualificación de interior. Las viviendas son tan pequeñas, que la vida sucede de la puerta para afuera y si no somos capaces de diseñarlo con calidad, la vivienda se desvaloriza…[2]

En 1998 aplica todas sus ideas conceptuales en el complejo de 150 viviendas VIS “Cañaveral”, en Medellín. Aquí las viviendas individuales se agrupan aprovechando la pendiente del terreno para ubicar tres viviendas con ingresos independientes en una parcela de 6mts de frente por 12mts de profundidad, sin necesidad de circulaciones verticales comunes. A su vez estas parcelas individuales se conectan formando tiras de 30 viviendas o más, aprovechando el terreno de manera muy eficiente, lo que libera mucha superficie para usos colectivos. Esta propuesta obtiene una mención en la XVII bienal de arquitectura de Medellín y es proyecto finalista en la I Bienal Iberoamericana de arquitectura e Ingenieria Civil.

En 2004 construye junto a Juan Bernardo Echeverri los 254 apartamentos “La playa” también en Medellín, obra con la que obtiene el premio “Germán Samper Gnecco” en la XIX Bienal Colombiana de Arquitectura. En esta interesante obra, las viviendas se organizan tiras, agrupando cuatro viviendas “adaptables” por planta en torno a un núcleo de circulación vertical, la repetición de esta tipología da como resultado bloques de 6 plantas que nuevamente liberan buena parte del sitio para espacios colectivos.

En 2006 materializa, también junto a Echeverri el complejo de alta densidad “Punta de piedra”, tal vez una de las apuestas más ambiciosas en la oferta de espacios colectivos, amenidades y estacionamientos, aquí define claramente sus apuestas urbanas:
· las urbanizaciones se disponen sin cerramientos
· se separa el coche de la vivienda para peatonalizar el interior
· aprovecha la geografía.
y las apuestas en tipología:
· + área en superficie, – acabados
· espacio flexible (loft)[3]

Desde el 2012 es asesora para “VIVA” empresa de vivienda de Antioquia (Estatal) en los diseños de vivienda y hábitat rural y urbano para el departamento. Además de su especial interés por la vivienda colectiva, Vélez ha desarrollado importantes edificios y espacios públicos como los que integran el jardín botánico de Medellín, que obtienen primer puesto en la categoría urbana XVII baq 2010 Bienal Panamericana de Quito y el premio diseño urbano y paisajismo XXII Bienal Colombiana de Arquitectura.

Vélez conjuga la vida profesional con la personal a través del ejercicio independiente de la profesión. Actualmente está en familia y tiene dos hijos. Ellos son lo primero, pero todos giran en torno de la arquitectura, la ciudad y los espacios, ayudándole a construir su trabajo con una mirada objetiva de la realidad.

Notas:

[1] como un estuche para un instrumento musical, por ejemplo. Nota del autor

[2] Texto transcrito de la conferencia: Línea del pensamiento en el diseño arquitectónico del 2 de mayo de 2011 en la Universidad Francisco Marroquín.

[3] Estos aportes fueron explicados por la Arq. en el Congreso Internacional de Vivienda Colectiva Sostenible, (1r: 2014: Barcelona, Catalunya)

Para más información:

Web oficial de la arquitecta
Complejo residencial La playa
Complejo residencial Punta de piedra
El Sueño de habitar. Un compromiso de la arquitectura
Mesa, Miguel, Punta de Piedra, en Paisaje Urbano, 30-60 cuaderno latinoamericano de arquitectura n° 8, 2006

Anuncios
Etiquetado , , , ,

Un pensamiento en “Ana Elvira Vélez 1966

  1. […] asumido su trabajo profesional, con la referencia (indirecta) de Ana Elvira Vélez, logrando organizar el trabajo en Ctrl G con un concepto de flexibilidad, donde finalmente prima la […]

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: