María Hurtado de Mendoza 1968

 

 

 

 

 

 

 

 

 

María Hurtado de Mendoza es cofundadora del estudio de arquitectura entresitio, con base en Madrid. Entre su obra, a pesar de que predominan los encargos públicos frente a los privados, destaca la reciente #house#1.130, considerada en 2014 mejor casa del año por la revista World Architecture News y mejor obra arquitectónica por el Colegio de Arquitectos de Madrid.

María Hurtado de Mendoza Wahrolén (Madrid, 1968) obtuvo el título de arquitecta en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid en 1993 con la cuarta mejor nota de su promoción. Consiguió la beca de la Academia Española en Roma en el curso 1996-1997. Ha sido profesora asociada de proyectos arquitectónicos en la ETSAM desde 1998 a 2013, profesora invitada en la Cornell University de Nueva York durante dos cursos y desde 2013 es profesora titular en el Instituto Tecnológico de Nueva Jersey.

Fundó junto a César Jiménez de Tejada Benavides Estudio.Entresitio en 1993, al que se unió en 2003 José María Hurtado de Mendoza Wahrolén. El estudio, que según María Hurtado procura procura la traducción de ideas abstractas conceptuales en espacio físico construido, fue seleccionado como Design Vanguard por la revista especializada Architectural Record también en 2007, lo que facilitó la publicación internacional de sus obras.

Algunas de las obras más importantes del estudio se han construido tras resultar su proyecto vencedor en un concurso público, como los proyectos de vivienda protegida y los centros de salud. Aunque anteriormente ya habían construido el CMS de Minglanilla, Cuenca, y el Centro de Especialidades de Diagnóstico y Tratamiento en Daimiel, Ciudad Real, entre sus centros de salud destacan la serie formada por el CMS de San Blas, el CMS de Usera y el CMS de Villaverde. Los dos primeros centros se diseñan a partir de un único programa y de dos emplazamientos anónimos e irrelevantes. Por ello, se opta por un proyecto introspectivo en una sola planta, que crea su propio lugar mediante una retícula ortogonal irregular en la que se introduce el exterior intercalando una serie de patios. El resultado es un edificio paradójico: abierto y luminoso en el interior; cerrado y compacto al exterior. En el CMS de San Blas, estas características se reflejan en los materiales utilizados: hormigón visto con las señales de las tablillas del encofrado para los muros perimetrales; vidrio y cerámica vidriada azul para los patios. En el CMS de Usera, el cambio de empresa constructora permite experimentar con otro material, una chapa metálica perforada dorada. El tercer centro de salud parte de un programa similar pero un emplazamiento en una zona urbana más consolidada, por lo que se opta por permitir el contacto con el exterior mediante un cerramiento de vidrio pulido con distintos grados de opacidad sostenido por una estructura metálica.

En las viviendas en el Ensanche de Vallecas se utiliza otro de los leit motiv del estudio, esto es, una arquitectura que busca soluciones innovadoras para lo funcional y necesario que no renuncien a lo creativo o lo experimental. La propuesta se arriesga a incumplir la normativa urbanística para crear una pieza más esbelta y afilada y, sobre todo, una planta más funciona y adecuadas a las dimensiones mínimas de los tipos de vivienda protegida en alquiler. Además, al exterior la colocación del aplacado de zinc y las ventanas al tresbolillo impiden una lectura por capas del bloque, lo que aumenta su grado de abstracción y fomenta ambigüedad escalar que lo convierte en un hito visual ineludible para los conductores que pasan pos la autovía. Por el contrario, en las viviendas de Amuradiel, se sigue la misma retícula neoclásica que sirvió para fundar el pueblo y se imitan las formas y los recursos de la arquitectura autoconstruida del lugar, aportando sin embargo un tipo de vivienda que saca el máximo partido de una superficie mínima.

Aunque la obra de Estudio.Entresitio pone especial énfasis en los proyectos de encargo público, entre sus últimas obras se cuenta una casa unifamiliar, la casa #house#1.130, que toma su nombre de la altura del ombligo según el Modulor de Le Corbusier. A pesar de ser una casa de gran tamaño, todos los mecanismos proyectuales que se aplican en este proyecto contribuyen a hacerla pasar desapercibida. La casa renuncia a tener una forma legible, ya que resulta de la superposición de dos estructuras diferentes. Además, la piel de la casa está formada por superficies permeables de listones verticales y superficies opacas de hormigón blanco con estrías verticales, una ambigüedad que contribuye aún más a desdibujar los límites de la casa.

Entre los proyectos que tienen actualmente en marcha encontramos la reforma y ampliación y ampliación del Club de Mar en Mallorca y el proyecto para el Museo Nacional de Memoria de Bogotá, Colombia, primer premio en un concurso público realizado junto al estudio colombiano MGP Arquitectos.

Para ver más información:

Conferencia Estudio.Entresitio 03/11/2009

María Hurtado de Mendoza en Estudio.Entresitio

María Hurtado de Mendoza en Archilovers

Estudio.Entresitio en Plataforma Arquitectura

Estudio.Entresitio en Metalocus

Estudio.Entresitio en dezeen

Anuncios
Etiquetado , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: