Barbara Frei 1973

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Barbara Frei es socia de Martin Saarinen desde 2005 cuando empezaron con su estudio FSA (Frei+Saarinem Architekten) en Zurich. Ambos se graduaron en la ETH Zurich (1999), Escuela Politécnica de Zurich (Suiza). Realizan proyectos de mediana escala, principalmente en Europa. En los 10 años que llevan trabajando juntos se han convertido en un influyente estudio para generaciones más jóvenes.

Nació en Horgen, ciudad y comuna del cantón de Zurich. Cuando se conocieron, Frei y Saarinen también compartían la pasión por el deporte: la natación y el ski, respectivamente, actividades a las que se dedicaban antes de graduarse. Ninguno de los dos tenía un vínculo con la profesión ni un interés especial por la arquitectura hasta que comenzaron a estudiarla.

¡No tengo idea porque elegí la arquitectura! Yo no conocía a nadie que hubiese estudiado la carrera, ni había ningún arquitecto en mi familia. Yo ni siquiera conocía el nombre de “Le Corbusier” antes de empezar mis estudios. Fue puro instinto.

Mientras cursaba la universidad realizó pasantías con Christine Edmaier, Berlín y Max Brunner (Davos), Moser Architekten, Baden Erick van Egeraat Asociados Architects, (Rotterdam), EM2N Arquitectos (Zurich).

Conoció a Saarinen en la ETH Zurich. Juntos hicieron su primer concurso y después del final de carrera continuaron trabajando, especialmente en los Países Bajos. La misma educación y una actitud similar acerca de la arquitectura los llevó a participar de varios concursos. Después de ganar el primero decidieron asociarse y crearon FSA. En 2011 el estudio ganó el Premio Arte Suizo.

Ninguno imaginó el éxito y la repercusión que tendría su obra. Uno de sus primeros proyectos fue la ampliación del Cine Xenix, en la Escuela Departamental de Zurich (2007). A pesar de que fue un proyecto de pequeña escala, ganó varios premios y fue publicado en revistas de arquitectura de todo el mundo.

Con respecto a su aproximación al proyecto, Frei la describe como una relación simultánea durante el proceso de diseño desde cuatro puntos de vista diferentes:

1. El diseño como ciencia: Este enfoque científico significa analizar y visualizar todos los factores determinantes de una tarea vinculada al diseño con el fin de identificar la gama de posibles soluciones. Cada punto de partida debe analizarse sin prejuicios.

2. El diseño como un diálogo: Dentro de este proceso colectivo, se establece un intenso diálogo con el cliente que es la principal fuente de inspiración porque las ideas que traen consigo, muchas veces inusuales, son disparadores de nuevas ideas. Sólo hay una regla estricta: no hay discusión sin modelos. “Cuando no hay nada que ver, no hay nada que discutir”.

3. El diseño como un proceso de conversión: Conversión significa convertir un concepto abstracto en forma específica y viceversa. Este proceso que no es lineal, es altamente interactivo. La conversión de la idea conduce a un nuevo diseño, y a su vez la abstracción -pasar de la forma a un esquema conceptual- conduce a nuevas ideas.

4. El diseño como fenómeno cultural: La arquitectura debe ser racional, asequible y sostenible, pero además tiene que expresar más que eso. Al considerar la arquitectura como una forma de arte independiente.

Frei y Saarinen describen la realización de una idea como “una lucha”. Los esfuerzos son enormes en el momento de buscar convencer a los clientes para encontrar soluciones viables y mejorar el diseño preliminar para convertirlo en arquitectura construida.

De los trabajos del estudio en los 10 años que llevan de carrera destaca sus tres primeros proyectos: el Xenix mencionado anteriormente, la conversión de una casa parroquial en Zurich y el Lignum Pavilion, una estructura de madera que consta de 541 piezas diferentes que pesan más de 5 toneladas.

A pesar de su juventud, Frei tiene ya su opinión con respecto al lugar de la mujer en la profesión:

Creo que la manera cómo alguien se aproxima a la arquitectura y trabaja como arquitecto no depende del género, está más influenciado por la educación y la experiencia laboral. Todavía hay más hombres que mujeres en la arquitectura. Puede tenga ver con que la industria de la construcción es un mundo de hombres. Supongo y espero que algún día esto va a cambiar. Y no porque crea que las mujeres sean mejores arquitectos, sino debido a que creo que es importante la diversidad, en esta y en todas las profesiones.

Anuncios
Etiquetado , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: