Cristina Guadalupe Galván 1979

Cristina Guadalupe Galván

Cristina Guadalupe Galván es una arquitecta y artista española radicada en Nueva York. Desde su estudio Idèe Fixe representa las nuevas generaciones de profesionales que, trascendiendo el carácter intrínseco de su carrera de estudio desarrollan su actividad creativa desplegando sus cualidades en conjugación con distintas disciplinas en búsqueda de un territorio propio.

Esta arquitecta es nacida en la Gran Canaria en 1979 y con gran conexión con el Ampurdán, tierra de poetas, marinos y cuna del surrealismo, donde vivió hasta los cuatro años. El resto de su infancia y adolescencia la pasó en Barcelona hasta que se instaló donde vive actualmente, la ciudad de Nueva York.

Creció en una familia progresista que le daba especial importancia al desarrollo artístico. Asistió durante su infancia al Taller de manualidades del Traç donde incorporó la libertad de recurrir a distintas técnicas a fin de expresar su idea. Cursó en el Liceo francés en pos de una enseñanza laica alejada de los resabios franquistas de los colegios religiosos. Participó en el laboratorio de Fotografía y en la Compañía de teatro del colegio y formó parte de distintos grupos de rock. Todo ello le aportó el valor por el accionar transversal y relacional, que acompañado a lo largo del tiempo por una base conceptual, fue conformando lo que hoy ya es parte de su ser y hacer ya que es una convencida que el crecimiento personal y profesional son indisociables.

Con respecto a la cuestión de género dice:

No creo que el arte o la creación tengan género. Y no solo lo digo yo, ya lo decía Virgina Woolf hace 100 años cuando ni podíamos votar. Las mujeres son seres humanos inteligentes y sensibles, los tiempos de la fuerza bruta ya los dejamos atrás hace tiempo. La cuestión del género es algo muy cultural y ya lo vemos, cuando las sociedades progresan la diferencia entre sexos es menor. Porque es algo de lo que no se habla mucho pero al final es simplemente una cuestión de poder. Me resultan tan anticuados estos discursos del hombre y la mujer, aunque queda todavía mucho camino por hacer para lograr una igualdad de oportunidades y derechos para todos los seres humanos. La evolución y el progreso siempre son lentos.

Su trabajo cambia de medio según el proyecto (muy derivativo del quehacer arquitectónico) desplegándose cual rizoma. Su diverso intervenir, a veces en el territorio de la escritura, otras veces en la obra arquitectónica, o a través de las instalaciones y objetos de arte, no son más que distintos modos de evidenciar a través del acto creativo la pulsión de llevar a los hechos palpables experiencias del pensamiento, de sacar a la luz materia invisible.

Son distintos recursos en pos de un mismo fin. Se trata de ponerle cuerpo, a ese saber que se va adquiriendo en el camino a Itaca , bello poema del griego Kavafis al que le gusta hacer referencia y en cuyas palabras encontró plasmado uno de los conceptos que guían su existencia: la importancia del recorrido, de salirse del lugar de origen por el aprendizaje, crecimiento y conexión con el deseo que este te aporta en camino hacia una meta que funciona más de señuelo que fin en sí misma.

Este impulso reiterado a darle existencia corpórea a las emociones se hace presente en su expresión más artística observable en instalaciones interactivas como el Cuc (2003), sus The Love Tombs (Nueva York 2013-2015) frases talladas en granito y en sus recientes Glass Poem #1 (Nueva York 2015), letras corpóreas en cristal que reguladas por la geometría se presentan como piezas arquitectónicas.

También, en los últimos cinco años ha estado trabajando con Denise Scott Brown en temas editoriales y expositivos, en torno a su colección de fotografía y ha hecho la traducción al español del último libro que escribió junto a Robert Venturi, Arquitectura como signos y sistemas. Además colabora regularmente, desde hace 10 años, con revistas de arte y arquitectura como DAMn magazine (Bélgica), Uncube (Alemania) o Arquine (Mexico).

En 2010 participó del concurso para un centro de arte de Gowanus en un barrio industrial de Brooklyn, con mucha contaminación. El proyecto es como un monstruo marino que sale del agua contaminada y sirve a la vez de centro de arte para el barrio como de planta depuradora del agua.

Su estudio Idèe Fixe, refleja este compendio de diversidad transdisciplinar, transgresor, conector de distintas orillas ligadas por una idea fija que se hace presente cual obsesión.

Ante la pregunta sobre porqué decidió estudiar Arquitectura ante tantas disciplinas de su agrado responde:

A los 14 años leí acerca de Leonardo da Vinci que siendo arquitecto hacía tantas cosas artísticas distintas, desde pintar a inventar máquinas que volaban… Pensé que la arquitectura podía ser eso para mí también. Realmente lo decidí con 14 años. Cuando me tocó escoger Universidad a los 18 lo tenía más o menos claro, la de Bellas Artes en Barcelona era bastante floja y la Escuela de Arquitectura una de las mejores en Europa. Pensé que estudiar arquitectura en Barcelona me aportaría mucha más que estudiar Bellas Artes en esa misma ciudad. Además creo que el Arte no se puede enseñar tanto… Es una búsqueda vital y personal, en cambio la arquitectura es una carrera técnica que me permite ahora poder concebir y realizar cualquier idea que tenga, ya sea un edificio, una escultura, un dibujo o un video. Al final la arquitectura es una disciplina conceptual, y te enseña a pasar del mundo de las ideas al mundo real.

A los 21 años, guiada por la intuición viajó a Nueva York. Regresó a España para terminar de estudiar arquitectura pero sabiendo que iba a volver y así lo hizo ocho años después “para quedarse”.

Cursó la carrera en la ETSAB de la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC)  y estuvo más de un año de intercambio en París, durante el cual trabajó a pie de obra durante la construcción del Museo del Quai Branly de Jean Nouvel.

Considera que aprendió a hacer arquitecta con profesores como Manuel Brullet, Felix de Azúa, Manuel de Solà Morales y Alfons Soldevila.

Pero como lectora voraz que es, la gente que la ha marcado de verdad los ha conocido siempre a través de los libros. Allí encontró a verdaderos aliados que han corroborado sus sentimientos y pulsiones y la han alentado a seguir un camino más personal.

En la Declaración de Prácticas para la Trienal de Arquitectura de Lisboa 2013 expresa:

En la tradición de Jean Cocteau, Marcel Duchamp, o Venturi Scott Brown hacemos lo que nos gusta. Creer en lo que amas es lo que finalmente te va a salvar y seguro que es lo que te llevará más lejos.

Este 9 de marzo 2016 participa en una exposición colectiva en el Museo de las Artes Decorativas de París y en abril podrán ver su instalación CUC en una galería de arte en el Lower East Side en NY.

Más información en:

Entrevista de Anatxu Zabalbeascoa para El País

Página oficial Idée Fixe

DAM Magazine

Incube Magazine- The Whitney Effect

Instagram  Cristina Guadalupe Galván

Anuncios
Etiquetado , ,

Un pensamiento en “Cristina Guadalupe Galván 1979

  1. […] Cristina Guadalupe Galván es una arquitecta y artista española radicada en Nueva York. Desde su estudio Idèe Fixe representa las nuevas generaciones de profesionales que, trascendiendo el carácter intrínseco de su carrera de estudio desarrollan su actividad creativa desplegando sus cualidades en conjugación con distintas disciplinas en búsqueda de un territorio propio. Sigue>> […]

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: