Gabriela Etchegaray 1984

Gabriela Etchegaray

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Gabriela Etchegaray, arquitecta mexicana, socia del estudio Ambrosi | Etchegaray, es una de las jóvenes representantes destacadas de la arquitectura de su país. Acaba de obtener el Moira Gemmill Prize for Emerging Architecture, que destaca el uso innovativo de la arquitectura para lograr cambios sociales positivos, y en su caso particular, por su trabajo en y con el patrimonio arquitectónico y cultural.

“The AR is delighted to announce the shortlist for the Woman Architect of the Year and the Moira Gemmill Prize for Emerging Architecture…” así se anunció el pasado 10 de febrero en la página de The Architecural Review, la selección de 12 arquitectas de todo el mundo, entre las que se encuentran dos mexicanas (y las únicas latinoamericanas). Gabriela Etchegaray, recibió la nominación al Moira Gemmill Prize for Emerging Architecture, donde se destaca el uso innovativo de la arquitectura para lograr cambios sociales positivos, y en su caso particular, por su trabajo en y con el patrimonio arquitectónico y cultural.

Gabriela Etchegaray Ceró, es una arquitecta egresada de la Facultad de Arquitectura de la Universidad Iberoamericana (2008), con un Master en Gestión Creativa y Transformación de la Ciudad (UPC-UIA, 2010-2012). Desde el 2010 es socia del despacho AMBROSI | ETCHEGARAY, establecido en la ciudad de México, en donde actualmente se trabajan desde proyectos de casa habitación y desarrollos de promoción inmobiliaria, hasta proyectos culturales. En conjunto con la empresa Grupo México realizan propuestas de infraestructura deportiva y educativa para las comunidades mineras en el norte del país, y además, al considerar que la arquitectura es una herramienta de cambio y poder para todos, ejecutan trabajos de intercambio profesional con producto.

La práctica del despacho, se caracteriza por concebirse como un intercambio franco de ideas y colaboraciones entre los miembros del equipo, siempre en respuesta directa a las preocupaciones humanas y sociales, mediante soluciones funcionales en sintonía con lo natural. A través de su trabajo expresan calidad y calidez, evidenciando claridad constructiva con la intención de comunicar la esencia de lo que somos y de donde venimos (como mexicanos).

En un principio, Gabriela pretendía ser médico, y el estudiar Arquitectura fue algo realizado –en sus propias palabras- por “descarte”, “…para asegurarse que la arquitectura no era lo que deseaba estudiar…”. Sin embargo, al iniciar sus cursos, se percató que con ésta profesión podía hacer mucho más de lo que originalmente había pensado, enamorándose de la posibilidad. Retrospectivamente y con humildad, reconoce tanto a sus profesores, como a aquellos que considera sus grandes maestros, a la par que desea ser algún día “una verdadera arquitecta”, viéndose en un continuo proceso de aprendizaje.

Desde sus tiempos formativos en la Facultad de Arquitectura, la constante profesional que observó y vivió, fue la realización de trabajos de forma metódica, e indudablemente, aprendió a fundar y justificar sus proyectos sólidamente, a partir de mucho estudio previo específico y con elementos conceptuales de relevancia. Por tanto en su despacho, el análisis, la identificación de referencias, el estudio de casos análogos, y la crítica ante los aciertos y desaciertos propios y de otros colegas, siempre se encuentran presentes, y si bien considera que las herramientas digitales son fundamentales, su proceso de diseño inicial, lo realiza en papel, con croquis a mano, sobre planos, mapas, fotografías, y posteriormente se realizan maquetas volumétricas, y incluso algunas otras en donde el espacio se pueda percibir y entender con más facilidad.

Esta arquitecta, considera que la arquitectura mexicana, no sólo es competitiva, sino que además, es internacionalmente reconocida y tiene una importante tradición. Pero incluso más allá, piensa que la arquitectura que se está realizando actualmente por oficinas encabezadas por jóvenes, es una excelente apuesta hacia el futuro.

Independientemente del reconocimiento y del prestigio de la arquitectura mexicana, Gabriela Etchegaray afirma que en México hay algo más que aventaja a toda otra posibilidad de propuesta arquitectónica: los materiales locales, las técnicas constructivas y las preexistencias. Etchegaray cree en la memoria, en la historia y en la reconfiguración de ésta para perpetuarse. Por ello, la respuesta a la pregunta ¿Qué es arquitectura? únicamente puede se expresada mediante una concatenación de conceptos y la comprensión de éstos a partir de su verdadero potencial tanto arquitectónico como social: remembranza, orden, materialidad, luz, naturaleza y patrimonio.

Estos conceptos, son constantes en las propuestas emanadas del despacho AMBROSI | ETCHEGARAY, en donde se considera que todo tiene una historia, que de una u otra manera se comunica. Sin embargo, más allá de la información misma, lo importante es saber, qué hacer con ésta, precisamente, esta forma de aproximarse al proceso de diseño, a la comprensión del hecho, a la interpretación de la necesidad primaria, es lo que define y distingue su práctica profesional. Basta echar un vistazo a las imágenes tomadas como referencia a los sitios en donde se emplazan sus proyectos, a los caminos recorridos para llegar a ellos, a los procesos constructivos, a los materiales y texturas encontrados por azar, para entender la poética de su aproximación.

Los éxitos en el corto tiempo que lleva el despacho trabajando, han sido muchos: finalistas en el Concurso Nacional para el Pabellón de la Exposición Universal de Shanghai, China (en sociedad con Mauricio Rocha, 2010), reconocimiento en el  Holcim Awards Latinoamérica (2011) con el proyecto Urbano y de Paisaje La Martinica, participación en la Exposición 21 Jóvenes Arquitectos Mexicanos (MUCA, UNAM, 2012), Mención de Honor por los proyectos Academia de Baile y el Centro de Yoga y Spa en Querétaro en la XI Bienal de Arquitectura Mexicana, seleccionados para la Bienal de Arquitectura Latinoamericana en Pamplona (2013). En el año 2014, fueron nombrados por la Architectural League of New York “Emerging Voices”, y seleccionados para la IX Bienal Iberoamericana de Arquitectura y Urbanismo (BIAU 2014). En el marco de MEXTROPOLI, participaron en la exposición (con)secuencias formales, junto con las oficinas AT103 y Productora. Además de muchos otros premios, recientemente ganaron el segundo lugar del concurso para Papalote. Museo del Niño en Iztapalapa, México (2015).

El trabajo de Gabriela Etchegaray con la preexistencia, el saber establecer relaciones entre lo nuevo y el valor histórico, la construcción de nuevos significados y con ello honorar el pasado por si solo, es lo que posibilita que su arquitectura coadyuve a la comprensión del todo urbano-arquitectónico, volviendo al pasado perenne, y a lo local perpetuo. Esto es, lo que le valió su reciente nominación.

Para más información

Página oficial estudio

Daich Varela, Leandro, Edificio Alfonso Reyes 200, en Colectivas, 30-60 cuaderno latinoamericano de arquitectura, nº 44, 2014

Ambrosi | Etchegaray, Antonio Sola Town-Houses, en Domusweb, 3 de febrero de 2016

Museo Papalote Iztapalapa | Paisajes Contenidos AMBROSI ETCHEGARAY + Estudio MMX

Artículos sobre Ambrosi | Etchegaray en Archdaily.mx

 

 

Anuncios
Etiquetado , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: