María Margarita Egaña Fernández 1921-1975

María Margarita Egaña Fernández

 

 

 

 

 

 

 

 

 

María Margarita Egaña fue una arquitecta cubana que perteneció a una generación de profesionales que se caracterizaron por la búsqueda de la fusión entre una arquitectura nacional y un lenguaje anclado en los códigos modernos de su tiempo. Destaca de su obra la vivienda unifamiliar para clase media y alta caracterizada por un cuidado equilibrio entre el juego volumétrico y los componentes espacio funcionales de la arquitectura colonial.

Comenzó la carrera de arquitectura hacia el año 1940 en la Universidad de la Habana (ciudad donde nació) titulándose como arquitecta en 1947.

Cabe subrayar que en Cuba las mujeres no ingresaron en la escuela de Arquitectura hasta los años veinte, si bien su presencia y activa participación tuvo su momento culmen a partir de la década del treinta. Esta tendencia se vio favorecida por el fortalecimiento en la adquisición de derechos para las mujeres, como el derecho al sufragio universal, propiciado por el gobierno provisional de Ramón Grau tras la Revolución del 33. La independencia económica de las mujeres se asociaba directamente a los derechos de éstas a la educación, con lo cual se incrementó el aumento de estudiantes mujeres a los estudios superiores.

Su vida personal y profesional fue compartida con el arquitecto Javier Francisco Ravelo Meneses, con quien se casó en 1948 y se trasladó a vivir a Santiago de Cuba, de donde él era originario.

Obtuvo la licencia para el ejercicio de la profesión en el Colegio de Arquitectos de Oriente y trabajó junto a Ravelo en numerosos proyectos. Primero, asociados con Francisco Ravelo Repilado, su suegro, y posteriormente asociados ambos como estudio Egaña-Ravelo e instalados en la planta baja de la vivienda que ella misma diseñó en el barrio de Ampliación de Terrazas No. 155.

Sus obras constituyen magníficos ejemplos del racionalismo santiaguero, en las que predominan los techos planos, la horizontalidad general de las ventanas corridas y una adecuación climática dada por la integración de la naturaleza, la topografía, los grandes ventanales vidriados y el uso de materiales naturales. El lenguaje propio de la industrialización del estilo racionalista fue conjugado con una fuerte impronta local.

María Margarita Egaña realizó conjuntamente con Javier Ravelo casi 70 proyectos de viviendas en los barrios (denominados “repartos”) de Santa Bárbara, el Centro Histórico o Raja Yoga. Pero principalmente en los barrios de Vista Alegre, Fomento, Terrazas de Vista Alegre y Ampliación de Terrazas. Estos barrios de la zona oriental eran urbanizaciones planificadas en clave de la naciente modernidad, zonas por aquel entonces suburbanas en franca desconexión con el centro histórico que aguardaban el desarrollo futuro que aportaría toda una generación de arquitectos y arquitectas

Su actividad profesional fue muy intensa a mediados de la década de los años cincuenta. Asimismo, entre los años 1953 a 1956 fue elegida como vocal y delegada de la Asamblea Nacional, mientras que su esposo y socio ocupó altos cargos en el Colegio Provincial de Arquitectos de Oriente como el de secretario o presidente en varias ocasiones.

La intensa y profusa actividad académica y de obra constructiva que desempeñaron las arquitectas cubanas durante la década del cincuenta fue además publicada por las revistas Arquitectura y Álbum de Cuba, en la búsqueda y difusión de una identidad nacional. En este sentido en la ciudad de Santiago de Cuba destacó el trabajo de Ermina Luisa Odoardo Jahkel, graduada en 1946, Norma del Mazo Almeida, graduada en 1954 y Rosa América Más Espinosa graduada en 1950, entre otras.

No obstante, la labor de estas arquitectas pioneras (salvo excepciones como las de Margarita del Pozo Seiglie, del Estudio Lanz-Pozo, o Gabriela Menéndez García, del Estudio Arroyo-Menéndez) no se verá reconocida en las principales publicaciones de trascendencia internacional sobre la arquitectura cubana.

En 1961 María Margarita Egaña sale de Cuba hacia Puerto Rico con sus tres hijas. En 1963 el matrimonio volvió a reunirse y muere en 1975 en este país.

Referencias:

Álvarez, M. E. L. (2008). ELLAS INICIARON EL CAMINO. Arquitectura y Urbanismo, 29(1), 76-81.

Peñate Díaz, F. (2012). La obra de las arquitectas cubanas de la República entre los años 40 y fines de los 50 del siglo XX. Arquitectura y Urbanismo,33(3), 70-82.

Anuncios
Etiquetado , , ,

Un pensamiento en “María Margarita Egaña Fernández 1921-1975

  1. Ana María Ravelo dice:

    Gracias por ese artículo tan bonito sobre mi madre, María Margarita Egaña Fernández . Ana María Ravelo Egaña

    Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: