Martha Levisman 1933

Martha Levisman Pampanini_arteBA

 

 

 

 

 

 

 

 

Arquitecta y archivista. Es autora de los tres edificios de la Fundación Antorcha en Buenos Aires. Realizó el Diagnóstico, propuesta de refuncionalización, presupuesto y estudio de equipamiento de la Biblioteca Nacional en Buenos Aires para su terminación y puesta en marcha. Fue Directora del Centro ARCA (Asociación Civil para el Archivo de Arquitectura Contemporánea Argentina) entre 1998 y 2002.

Martha Levisman estudió en la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad de Buenos Aires entre 1952 y 1958, cuando aún se daban clases en la Manzana de las Luces. Empezó sus estudios de arquitectura con un grupo de cinco amigas, entre ellas Beatriz Goldestein, Nely Cueitel, y Nora Monreal. Tuvo, como ella explica, la oportunidad de formarse en un momento de transición, una currícula y unos profesores que respondían al esquema Beaux Arts al principio y en los últimos años de la carrera vivir toda la eclosión de la modernidad en Buenos Aires. Una modernidad evidenciada en la Cátedra de visión de César Janello, las conferencias de Tomás Maldonado en las que defendía una carrera de diseño integral, la formación del grupo oam y la irrupción de sus componentes en la FAU, con acciones como “pico y pala” con la quisieron poner de manifiesto el final del modelo Beaux Arts con la escenificación de la destrucción del edificio. Entre sus profesores no sólo tuvo a Manolo Borthagaray y Francisco Bullrich, sino que también lo fueron arquitectas precursoras como Odilia Suárez y Enriqueta Méoli.

Tan impactada quedó por los modernos, en especial por Borthagaray que estuvo a punto de dejar la carrera en Buenos Aires e ir Rosario, donde el profesor había comenzado la nueva facultad de arquitectura, para terminar allí sus estudios. Pero en esos tiempos conoció al que sería su socio, esposo y padre de sus tres hijos, Gerardo Clusellas (1929-1973) quien fue parte del grupo oam, y ya no se trasladó.

En 1957 se acercó a César Janello, interesada por su curso, “cuando fui a verlo me dijo: incorpórate a la cátedra, pero no quiero que seas mi alumna, sino que seas mi ayudante”, al mismo tiempo comenzó a ser ayudante de la cátedra de arquitectura de Wladimiro Acosta, esta vez gracias a su amigo Justo Solsona quien ya daba clases allí. Estuvo allí hasta que se quedó embarazada, “Wladimiro me dijo: con esa panza no se le ocurra venir a mi cátedra, así que me fui.”

Su relación con la universidad, fue intermitente, como en otros casos por los avatares políticos del país. Fue jefe de trabajos prácticos de Introducción a la Arquitectura y de primer año en la Cátedra dirigida por el arquitecto Alfredo Ibarlucía entre 1963 y 1966. Fue Profesora Adjunta de Construcciones de primero y de segundo año en la Cátedra del Arquitecto Mario Tempone entre 1972-1974. Ya con la recuperación de la democracia volvió en 1984 a la FADU como Profesora titular Adscripta a la Secretaría Académica, encargada de Eventos Culturales y entre 1989 y 1991 fue Profesora titular Adscripta al Decanato encargada de investigación y exposiciones relacionadas con la “Memoria Histórica de la FADU”.

Entre 1998 y 2002 fue Directora del Centro ARCA-FADU, Asociación Civil para el Archivo de Arquitectura Contemporánea Argentina que se creó en 1982 con la entrega de la colección de documentos del Arquitecto Alejandro Bustillo. En 2002 se terminó el convenio con la UBA y desde 2012 los archivos de Bustillo y de Bullrich han sido donados a la Biblioteca de la Universidad Torcuato DiTella.

Su formación ha sido continuada especialmente en dos temas, el primero la rehabilitación estudiando en 1987 en el Paul Getty Conservation Institute y en el Instituto de Conservación y Restauración en Churubusco, México en donde se dedicó al estudio de antecedentes para la realización del Taller de Restauración de la Pintura Colonial Argentina. Y en 1995 obtuvo una Beca de la Fundación Antorchas para estudiar en la Scuola di Restauro de la Università La Sapienza en Roma. Y su segundo tema ha sido la archivística estudiando en Universidad de Columbia, para proponer en 1990 un modelo para realizar un Archivo de planos de la Ciudad de Buenos Aires. Estos estudios le llevarán a participar en conferencias internacionales del ICAM, International Confederation of Architectural Museums, en diferentes ciudades: Nueva York en 1996, Edimburgo en 1998, Rio de Janeiro 2000, Viena 2002, Venecia 2004 y Paris 2006.

En 1989 a pedido de la Presidencia de la Nación, con la presencia de la Dra. Zelia Zaher, especialista en Bibliotecología, y auspiciada por el Director General de la UNESCO, Federico Mayor Zaragoza, le fue encargada la terminación de la Biblioteca Nacional. Para ello realizó el diagnóstico, la propuesta de refuncionalización, el presupuesto y el estudio de equipamiento del edificio para su terminación y puesta en marcha. Esto implicó rehacer parte de los planos que estaban perdidos y realizar ciertas modificaciones en la propuesta. Sin embargo no pudo realizar la dirección de obra como estaba previsto inicialmente.

Por su parte, Martha Levisman había participado en el concurso en equipo con Justo Solsona, pero por cuestiones personales finalmente se tuvo que retirar del concurso.

Como arquitecta, de proyecto y construcción, empezó su estudio siendo socia de su marido Gerardo Clusellas, teniendo como principales clientes el estudio de abogados Allende y Brea, que mantendría aun después de la muerte de él.

Las obras que considera de más importancia en su carrera son las tres obras de carácter institucional que realizó para la Fundación Antorchas, que fueron proyectos pioneros en restauración, rehabilitación y refuncionalización en la ciudad de Buenos Aires. Entre 1984 y 1985 realizó la primera de las obras, la Sede Antorchas en lo que había sido el almacén con vivienda de la familia Mihanovich de 1850 en el Barrio de San Telmo.

… Elegir un lugar para localizar la sede no era una tarea fácil: me encargaban acondicionar una oficina próxima a Plaza San Martín con aproximadamente 800m2. Me pareció una elección desafortunada… Les convencí de la importancia simbólica del edificio que harían y que podían apostar de manera pionera por la recuperación de un edificio en los barrios viejos de Buenos Aires… San Telmo era un buen espacio urbano para ubicar las oficinas centrales de Antorchas que introducía el tema de la preservación en su programa, y una esquina de 1860 un excelente testimonio y símbolo de los planes que allí se desarrollarían. Encontré un viejo edificio de PB y dos pisos…

Mi alegría era enorme, la planta típica del viejo Buenos Aires…, era perfecta y aunque sumamente degradada, tenía todos los atributos para ser convertida en un sitio especial como memoria de las manzanas laberínticas comunicadas y aterrazadas, donde al atardecer se reunían los porteños de la colonia a tomar “el fresco”, muros macizos, espacios bien dimensionados, puertas y ventanas de buena madera a reciclar, cubiertas de bovedillas que dejamos a la vista y un patio alrededor del que se organizaban las oficinas en el que una nueva enorme claraboya orlada de flores, iluminaba la sala de conferencias.

Se desmontaron y repararon todas las estructuras, se despintaron y repintaron las aberturas, se equiparon las oficinas, se rehicieron las baldosas calcáreas usando los modelos originales, pero siempre el edificio ofreció modelos de su antiguo origen para reproducir.

La segunda fue la Fundación TAREA acabada en 1987 que fue un taller para la restauración de la pintura colonial argentina en el Barrio de Barracas en un edificio que fue originalmente construido como taller y depósito industrial en 1926. Este fue el primer centro de restauración de pinturas históricas en América del Sur. El modelo a seguir para desarrollar este proyecto apuntaba emular la eficiencia de instituciones como Getty o la Academia de Venecia y la intención del Directorio de Antorchas era invertir un importante esfuerzo para obtener un resultado óptimo, de modo que consultaron a asesores especializados de Europa y América y enviaron a Martha a estudiar las especificaciones de espacios y equipamiento al Getty en los Angeles USA y al Centro de Churubusco, en México.

Y la tercera obra fue la ampliación sede de Fundación Antorchas terminada en 1991, con la finalidad principal de albergar una fototeca.

Fue difícil pero exitosa la gestión para que la Comisión de San Telmo-U24- aprobara los aportes a la modernización que requería el reciclaje de ambos edificios, pero pude introducir una escalera circular acristalada unida al patio… Había trabajado con pintores amigos y colegas en la búsqueda de los colores para la sede principal Antorchas. Elegimos los bordeaux que fueron festejados por la empresa ALBA que me concedió el Primer premio de “Color en Arquitectura. La ampliación o segundo edificio fue pintado siguiendo una muestra de imprimación hecha a mano con trapo embebido en color óxido. Por ello también recibí un premio del centro de preservación de la U24 y del Consejo de Arquitectos para el área de reciclajes.

En los años setenta entabló amistad con el arquitecto Alejandro Bustillo (1889-1982), quién le legaría en vida su archivo, a partir del cual Martha Levisman realizó una primera exposición en La escuelita de los Arquitectos en 1982 Alejandro Bustillo, Arquitecto. Este fue el primer archivo que dio lugar a ARCA y sobre el que ha seguido trabajando, organizando exposiciones y catálogos de las mismas, además de publicar dos libros sobre su obra: Bustillo, un Proyecto de Arquitectura Nacional, 2007 y Bustillo en Patagonia, 2010.

En 1989 organizó la exposición en la FADU Homenaje a Le Corbusier, 60 años después, en la que colaboraron entre otros Jorge F. Liernur, Anahí Ballent y Pablo Pschepiurca.

Su exposición más reciente ha sido Diseño Argentino de Autor: Sillas que recogía las sillas diseñadas y producidas en Argentina entre 1932 y 1955, expuesta en Fundación PROA en 2013. Y relacionada con esta búsqueda de los orígenes del diseño industrial moderno en Argentina, tiene a principios de 2015, preparado un libro que recoge las historias de los estudios, grupos y empresas que marcaron el diseño moderno del país y que esperamos sean muy pronta su publicación.

Anuncios
Etiquetado , , , , , , , ,

4 pensamientos en “Martha Levisman 1933

  1. Roberto Elaskar dice:

    Gran mujer, gran profesional, y principalmente, gran amiga!

    Le gusta a 2 personas

  2. Mirta silla dice:

    Sos un genio y tengo el honor de ser tu amiga beso

    Le gusta a 1 persona

  3. […] e Investigaciones Estéticas Mario J. Buschiazzo, FADU, UBA, entre 1989-1990, coincidiendo con Martha Levisman en la preparación de la exposición Homenaje a Le Corbusier, 60 años […]

    Me gusta

  4. […] perteneció a esa generación pionera de arquitectas argentinas, contemporánea de Carmen Córdova, Martha Levisman, Flora Manteola y tantas otras, cuyas historias están vinculadas con, y a veces eclipsadas por, […]

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: