Patricia Reus 1975

Patricia Reus

Patricia Reus se graduó de arquitecta en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Valencia en el año 2000, y desde entonces ha realizado una exitosa carrera profesional abarcando un amplio espectro, del proyecto a la investigación, de la docencia a la comunicación. Con su estudio Blancafort-Reus Arquitectos (2002) ha sido reconocida con numerosos premios, como el AR+D Award for Emerging Architecture, en Londres por  Casa para tres Hermanas en 2012.

Antes de graduarse Patricia ya había colaborado en los estudios de José María Torres Nadal en Murcia entre 1994 y 1999 y de Martín Lejarraga en Cartagena desde 2000 al 2002. A partir de entonces crea su propio estudio con Jaume Blancafort,  su pareja, quienes son padres de mellizos.

Desde que forma pareja profesional  y sentimental con Jaume su vida ha estado a caballo entre Murcia y Cataluña; entre su ciudad de nacimiento, en su barrio de elección Vistabella, y las ciudades y pueblos catalanes que ha hecho suyas a través de él, Barcelona, Girona, La Garriga, Port de la Selva…

Patricia Reus lleva la arquitectura en sus venas, no porque le venga de herencia sino porque la vive y la disfruta intensamente; por su capacidad de empatía y de involucrarse con los diferentes encargos, ya sean obras, un ciclo de conferencia o un nuevo curso. Todo lo enfrenta con intensidad, integridad y honradez. En sus propias palabras, para Patricia quien ha crecido en una casa con padre médico y madre profesora de historia y geografía, la arquitectura no le era próxima como profesión:

Ahora creo que entiendo mejor lo que me llevó a estudiar esta carrera.

Por un lado mi sensibilidad estética, siempre me ha conmovido la belleza pero especialmente la que tenía que ver con el entorno en el que habitaba, mi habitación, mi ventana, la proporción del pasillo de mi instituto, la del balcón de la casa donde veraneábamos…

Por otro, también veía en esta profesión una manera de cumplir con una vocación de servicio que me han inculcado mis padres. Todas las profesiones pueden desarrollarse con un alto compromiso ético y ofrecer un servicio a la sociedad, pero a los 18 años me parecía que como no podía ser médico, me mareo solo de entrar a los hospitales y, por lo tanto no podía ayudar a paliar el malestar de los demás. Me tendría que ocupar del bienestar y la arquitectura era el camino.

Esta sensibilidad es patente en cada uno de sus trabajos, por lo tanto, no es de extrañar que sus trabajos hayan estado reconocidos desde el inicio de su carrera siendo finalistas en los premios AJAC (Asociación de Jóvenes Arquitectos Catalanes); en los premios FAD y en numerosos premios de colegios de arquitectos de Cataluña y Murcia. El año 2011 les deparará dos grandísimas satisfacciones profesionales que ampliarán su reconocimiento público, con la obtención de dos primeros premios en dos categorías diferentes en la edición 2011 de los premios AJAC, a la obra construida al Espacio museístico, Chillida Lantoki en Legazpi, Guipúzcoa y al proyecto por la Vivienda para tres hermanas en Bullas, Murcia.

En sus trabajos la arquitectura es materialidad, espacio y luz con los que buscan crear situaciones para la vida con confort y alegría, sin excesos. Sus proyectos son trabajados desde el profundo conocimiento y respeto de quienes los habitarán, sea o no una vivienda, para ellos no hay trabajo menor que no merezca el máximo esfuerzo hasta el mínimo detalle pero sin por ello realizar una arquitectura sobrecargada donde la presencia del proyectista es mayor que la de sus usuarios. Su arquitectura, si se quiere silenciosa, siempre está buscando más allá entendiendo cada oportunidad como un reto para investigar y proponer.

El establecer relaciones más allá del estricto límite profesional es una característica de esta empatía que genera con su trabajo y con sus clientes y colegas. Como anécdota contar que una de sus obras premiadas el Chillida Lentoki les llegó por recomendación de un operario de montaje que los había tenido como jefes en una exposición, quien al ser consultado por la dirección del museo si conocía a determinado arquitecto famoso respondió diciendo que prefería estos dos jóvenes e ilusionados profesionales, aun no reconocidos, pero quienes sabían ser amables y educados con todos los que tenían a su alrededor, sin jerarquías despreciativas. Patricia Reus cosecha amistades de todas sus actividades.

Su trabajo profesional ha abordado numerosos proyectos de escala muy diversa, desde casas unifamiliares como la casa en el Port de la Selva de la que hacen de la dificultad virtud, un contenedor existente en diferentes niveles, en el que se busca abrir entradas de luces y miradas cruzadas diagonales para ampliar el espacio, o como la casa unifamiliar en La Garriga espacio de encuentro intergeneracional que permite lo colectivo y lo particular, hasta el proyecto para el aeropuerto de Reus.  Las viviendas plurifamiliares que han proyectado tienen como común denominador la búsqueda de la calidad espacial y la capacidad de adaptarse a las variedades de familias, que no conocen, y que vendrán a vivir allí, dedicándole el mismo cariño y cuidado que si conocieran a los futuros habitantes.

Entre sus obras, la que ha recibido más reconocimientos ha sido la casa para tres hermanas en Bullas, donde la materialidad de la madera juega un papel muy determinante. Nuevamente una casa para un grupo o tres casas con un patio, lo colectivo y lo individual, dialogando permanentemente.

Patricia Reus transporta estas maneras a otros ámbitos profesionales, desde los ciclos de conferencia que realiza, a su manera de ser profesora o el trabajo que desarrolla para su tesis doctoral, que seguramente defienda en 2016. Este último se centra en su barrio de Vistabella, en su entorno, más próximo, convencida que al trabajo intelectual y de investigación concienzudo le aporta un plus inestimable el afecto por lo estudiado.

Ha sido profesora y conferencista del Master Laboratorio de la vivienda del siglo XXI y desde 2011 es jurado externa del Tribunal 102 de proyectos finales de carrera, ambas experiencias en la ETSAB-UPC. Desde 2010 es profesora de Proyectos Arquitectónicos en la Escuela de Arquitectura de Cartagena-UPCT.

Su pertenencia a jóvenes generaciones hace que se haya criado en un entorno de mayor igualdad entre hombres y mujeres tanto en el entorno familiar como profesional, por lo que para ella no está tan claro que haya diferencias estrictamente ligadas con el ser mujer:

Creo que mayores diferencias que he sentido tienen más que ver con mi carácter en particular que con mi género…

Pero cuando entré como profesora en la universidad, allí sí que he vivido varios episodios en los que he “desaparecido” tras la figura de mi pareja. Para ser justos, quizá también tenga que ver con el carácter de ambos, no solo con el género. Y de lo que si soy testigo es de como el paisaje de referentes que se ofrece a los alumnos es fundamentalmente masculino. 

¿Qué crees que se puede aportar, si es que lo crees, desde la experiencia de ser mujer?

No lo tengo muy claro, tampoco soy una experta, pero mi experiencia me dicen que estamos más predispuestas a ponernos en el lugar del otro, a empatizar y a cuidar… no tengo muy claro si el asunto tiene que ver con mi carácter o con mi condición. Supongo que soy quien soy por una mezcla de genética, educación y formación a través de las experiencias que voy teniendo en la vida. Pero sí que leo en clave femenina muchas de las cosas que me definen como arquitecta. La empatía, la paciencia, la visión amplia de las cosas, el manejar muchos frentes a la vez, mi interés por lo cercano, por lo cotidiano…

Aunque, no creo que estas sean aportaciones exclusivamente femeninas ni mucho menos, pero sí que las considero fundamentales para la arquitectura y como por educación o imposición cultural o incluso instinto, las mujeres estamos habituadas a practicar la empatía y el cuidado en otras facetas de la vida, parece como más natural trasladarlas a la profesión. 

reus

Para más información

Pagina web del estudio Blancafort-Reus Arquitectos

Anuncios
Etiquetado , , , , , , , , , ,

3 pensamientos en “Patricia Reus 1975

  1. María Encarna Reus Pintado y Ángel Menéndez Nava dice:

    Nos parece un estupendo artículo sobre una arquitecta fuera de lo común y una, si cabe, mejor persona, a la que tenemos el privilegio de conocer, junto a su marido Jaume Blancafort -también arquitecto- que no le va a la zaga, ni como arquitecto ni como persona.
    Tratándose de nuestros sobrinos, no podemos ser imparciales, pero, cuando leemos un artículo como el que acabamos de leer, y otros que le han precedido en distintos medios, no nos importa esa imparcialidad, y decimos, sin rubor, que ¡Se trata de dos profesionales como la copa de un pino!.
    Gracias a “undiaunaarquitecta.wordpress.com” por dar cumplida cuenta de las virtudes de Patricia y ser un vehículo para darlas a conocer.

    Me gusta

  2. […] La estadía de Van Sluys en Barcelona se estira hasta el 2010. Durante ese tiempo, completa estudios de posgrado en urbanismo y vivienda social en la ETSAB – UPC (Escuela técnica Superior de Arquitectura de Barcelona de la Universidad Politécnica de Catalunya), donde actualmente es candidata a doctora en el Departamento de Urbanismo y Ordenación del Territorio con una tesis sobre vivienda social en São Paulo, dirigida por Zaida Muxí. Durantes estos años también trabajó en las oficinas de varios estudios catalanes, entre ellos Flores & Prats, Montaner Muxi y Blancafort Reus. […]

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: